BÉLGICA Y LA DES-UNIÓN EUROPEA: Es la tónica del Sistema, se vende unidad e integración, pero priman los intereses.

El maravilloso Reino de Bélgica ha sido uno de los miembros fundadores de la Unión Europea. Allí se hospedan sus principales instituciones (Consejo de Europa, Parlamento Europeo, Comisión Europea, Consejo de Ministros, Comité Económico y Social, Comité de Regiones), además de la OTAN.

La maravillosa Bélgica, capital y centro de la Unión Europea es un extraordinario ejemplo de desunión interna, entre valones y flamencos. Todo un canto al odio y al nacionalismo. En la región flamenca sólo puede hablarse en neerlandés y en la región valona sólo en francés. Quien utilice el otro idioma se expone a agresiones, amenazas y golpizas; los ayuntamientos sólo informan en su lengua; las televisiones han eliminado los canales que utilizan la lengua vecina. Sólo la capital, Bruselas es bilingüe.

Así se explica el reciente record mundial de Bélgica: el país que tras unas elecciones más tiempo tardó en conseguir un acuerdo para nombrar gobierno (año y medio).

 

También la Unión Europea presume de nombre y alardea de sus Instituciones, Tratados, Moneda, Himno, Bandera, Organización, Nivel económico y modernidad, etc.

Pero, al igual que ocurre con Bélgica, su escaparate repleto de publicidad de Comunidad (“común unidad”) Europea encubre un juego de fuerzas y desigualdades, de dominios y dependencias, de imposiciones y sumisiones, que no se corresponden con el nombre.

La ‘Común-unidad Europea’ ni es común ni es unidad, sino un conglomerado de intereses, sin futuro previsible, bajo las directrices de los dos países más poderosos económicamente (Alemania y Francia).

Bruselas es la sede de la Comunidad Europea y precisamente Bélgica es toda una metáfora de la Comunidad Europea y su “des-unión europea”.

Los más fuertes económicamente deciden “democráticamente” y el resto se resigna y obedece “democráticamente”. La arrogancia come miedo.

Es decir, los mercados hacen la política europea, la “política de los intereses”. ¿Pero qué legitimidad tienen los mercados? ¿Quién los ha elegido?

 

NOMBRAMIENTOS: Lo cargos más decisivos en el mundo no los eligen los pueblos, los elige un dedo.

 

A) Tras la ‘recomendación del Consejo de Seguridad’, el surcoreano Ban ki-moon fue apoyado por la Asamblea General de Naciones Unidas para continuar otros cuatro años como Secretario General de la ONU.

Emotivo discurso de bienvenida del presidente de la Asamblea General, Joseph Deiss: “En un ambiente internacional complejo, usted ha reforzado el papel y la visibilidad de las Naciones Unidas adoptando medidas de reformas, lanzando iniciativas innovadoras y pidiendo constantemente el respeto a los derechos humanos, el Estado de derecho y otros pilares que emanan de nuestra Carta”.

¿A qué medidas se refería el presidente Deiss? ¿A las medidas sobre: Irak, Afganistán, Libia, Sáhara Occidental,  Palestina, la ejecución de Bin Ladeen, Guantánamo, el embargo a Cuba, los Objetivos del Milenio, el hambre y los piratas de Somalia,…?

 

B) Decidió el ‘respaldo de Estados Unidos’, para que Christine Lagarde fuera nombrada presidenta del Fondo Monetario Internacional (FMI).  Primera mujer que lidera las finanzas internacionales. Lagarde prometió “mano dura con Europa”: ‘cuando hay que tomar decisiones difíciles no hay espacio para la benevolencia’ y defendió los duros “pero necesarios” ajustes que debe poner en marcha Grecia para restaurar la viabilidad de sus finanzas públicas. Lagarde presidirá el organismo ejecutor que asfixia a numerosos países con sus durísimos planes de ajuste, en favor del gran capital. Un organismo que impone contención salarial para los trabajadores de medio mundo, pero que asigna a su nueva presidenta un salario anual de más de medio millón de dólares (551.700), libres de impuestos, aparte otras prerrogativas.

 

C) El 01/11/2011, Mario Draghi asumió el cargo de presidente del Banco Central Europeo (BCE). `Designado por los mandatarios de Alemania y Francia’ y aplaudido por el resto de presidentes europeos. Presidirá el BCE, es decir, el brazo ejecutor del FMI y de la banca europea. Su primer objetivo es servir a los Bancos y no a los Estados. Los Bancos consiguen dinero del BCE a bajísimos intereses (1%), con el que compran bonos de deudas nacionales a un altísimo interés (7 al 10%), ayudados por sus agencias rating. Y cuando el BCE compra títulos de deuda no los compra a los Estados directamente, sino a los bancos y doblemente más caros.

Todos los fondos del BCE son públicos, es dinero de todos los ciudadanos, pero sin embargo es una institución financiera autónoma que no rinde cuentas a nadie y puede hacer lo que quiera. Además, el BCE controla los tipos de interés y las políticas monetarias para la eurozona; e impone límites al gasto público controlando la política fiscal; y exige reformas y recortes sociales a los Estados; etc.

Extraños Organismos de dudosa legitimidad democrática que dan órdenes a gobiernos y países y les imponen ajustes y castigos.

Sorprendentes Instituciones a las que nadie puede exigirles responsabilidades penales y patrimoniales.

 

Mirada Solidaria.es

 

Dejar un comentario