La actualidad suele vestir el traje de la ‘normalidad’, pero ofrece constantemente combinaciones infames de datos.

Una especie de puzzles sociales que invitan, más que al entretenimiento, a la reflexión.

 

JUSTICIA: No es igual un niño callejero, que un senador y tesorero de un gran partido político.

A. Un niño de 11 años ha sido condenado a 18 meses de rehabilitación en un centro de menores por robar un cubo de basura, valorado en 56,5 euros.  El juez londinense, al leer la sentencia, aseguró que se trata de un incidente muy grave y que si el condenado fuera un adulto habría ido a la cárcel. (EFE, 31/08/2011)

 

B. El magistrado del Tribunal Superior de Justicia de Madrid (TSJM) Antonio Pedreira considera que no hay indicios suficientes para mantener la imputación contra el exsenador y extesorero del Partido Popular, Luis Bárcenas, por su implicación en el caso Gürtel y declaró sobreseimiento provisional.

Para la Fiscalía Anticorrupción sí existen indicios suficientes para su imputación por delitos contra la Administración Pública, contra Hacienda y por blanqueo de capitales. Tres tribunales acumularon indicios contra Bárcenas durante dos años. También el informe de la policía le atribuye ingresos irregulares de un millón de euros.

En estos casos, los procesos se alargan interminablemente. De momento, varios de sus delitos fiscales ya han prescrito en 2009. (EL PAIS, 01/09/2011)

No es verdad que la justicia sea ciega, a lo sumo es tuerta.

 

HISTORIA: ¿Quién la escribe? Siempre los vencedores, y para blindarla la imponen como “palabra de Dios”.

A. Estados Unidos rindió homenaje a las víctimas de los atentados del 11-S una década después. Presencia de Presidentes, minutos de silencio y el rumor de “amenaza terrorista creíble” como todos los años.

Se encontraron 145 mentiras e inexactitudes en los informes oficiales sobre los atentados. A pesar de ello, la versión oficial numeró las 2.977 víctimas, señaló a los culpables, determinó el “Eje del mal” y convirtió el 11-S  en pretexto para declarar la “guerra contra el terrorismo”, la “guerra preventiva”, la “injusticia duradera”.

El mundo comenzó a padecer la guerra en lugar de justicia: Irak devastado, Afganistán apenas sobrevive, Pakistán se acerca al desastre. Los millones de víctimas de esos países convertidas en simples “daños colaterales”. Se aceptó públicamente la idea de que más seguridad implica menos libertad. Crecieron la islamofobia, la exoneración de la tortura, el carácter policial y los recortes de derechos sociales.

 

B.   En otro 11-S de 1973, Estados Unidos consiguió derrocar al democrático gobierno de Salvador Allende en Chile con un golpe militar que colocó en el poder al general Pinochet. A diferencia del anterior, este 11-S no cambió el mundo, aunque también puso en marcha una historia de horror. Para el pueblo chileno significó la pérdida de la democracia, de la libertad política conseguida con mucho esfuerzo y se instauró un régimen de oprobio, muerte, corrupción y desigualdad.

El gobierno de Piñera no ha guardado ni un minuto de silencio. Pero este 38º aniversario del golpe de estado se cerró con una menor baleada, 45 personas heridas y 280 detenidas.

De fondo las palabras de Salvador Allende: “volverán otros hombres a abrir las anchas alamedas por donde pase el hombre libre del mañana”.


C. Existe un 11-S para la economía. Se cumplen tres años de la caída de Lehman Brothers. Fue el inicio de la gran convulsión financiera, de la gran Crisis mundial. Desestabilizada la mayoría de los gigantes bancos europeos,  el Gobierno Bush y la Unión Europea optaron por salvar al sistema financiero como salida para la economía mundial. Inmediatamente dos billones de euros de los fondos públicos se inyectaron a los bancos. En un semestre la ayuda a los bancos alcanzó los 18 billones de dólares. Los Estados se adeudaron. Los Mercados afilaron sus uñas. Actualmente varios países se desangran víctimas del capitalismo puro y duro.


D. También Japón rindió homenaje el 11-S a las 20.000 víctimas del terremoto ocurrido hace seis meses. Hubo minuto de silencio, lágrimas, oraciones, flores, incienso y mensajes de solidaridad.

El pueblo japonés sufrió la crisis nuclear más grave desde Chernóbil y las irresponsables multinacionales de la energía un golpe a sus pingües negocios. Decenas de miles de personas permanecen todavía desplazadas.

¿Cómo se escribirá la historia de todos estos 11-S?

¿Qué gestas querrán perpetuar como “grandes hazañas”?

¿Qué fecha de caducidad tendrá la memoria de tantas víctimas?

 

Mirada Solidaria.es

 

  1. Ángel
    04 Oct 11 9:51

    ¡Qué bueno y acertado!
    Salud y adelante

  2. Rafael González Jiménez
    04 Oct 11 17:33

    Efectivamente, cuando los datos, las informaciones con apariencia de objetividad, se ponen unas junto a otras, se contrastan.., aparecen la injusticia, la desigualdad y el dominio impúdico de los fuertes, los ricos y los poderosos sobre la masa que todo lo traga y todo lo acepta sumisamente. ¡Qué vergüenza, qué asco y qué horror!

Dejar un comentario