Todo el grupo de colegas estaba de acuerdo con esta función social: sacarle punta a todo lo que acontece a nuestro alrededor, a lo positivo y a lo negativo.

Porque es una forma de sacarle el jugo a los acontecimientos, de encontrarles el sentido que tienen para nuestras vidas.

Al fin y al cabo, todo lo que acontece forma parte de ese gran río que es el mundo donde nuestras vidas, como piedras, van rodando y adquiriendo formas.

Llámenle ‘analizar’, ‘reflexionar’, lo que quieran, pero ¡es tan de humanos el buscar el sentido a la vida…!

Vamos allá.

 

Un ejemplo de por aquí.

Lo anunció el presidente Zapatero en el Parlamento como una excelente medida social, lo propuso su partido del PSOE y fue aprobado casi por unanimidad en el Congreso: Un Decreto-Ley de mayor protección para quienes tienen problemas con su préstamo hipotecario.

¿Cuál protección?

Hasta ahora las cosas funcionaban así:

Los bancos atraparon a un montón de gente con créditos hipotecarios fáciles en tiempos  de bonanza. Para atrapar aún más a la gente,  los bancos sobrevaloraban las viviendas (la vivienda de 20 millones la tasaban en 30) y así te concedían un préstamo de 30 millones con sus intereses.

Cuando llega la crisis, la gente no puede seguir pagando el préstamo, el banco se queda con todas las cuotas pagadas, se queda con el piso tasado ahora en la mitad de su precio original (el piso valorado en 30 millones puede adquirirlo el banco por 15) y el pobre desahuciado, además de perder su dinero y su piso que ahora vale la mitad, además de pagar las costas judiciales y los intereses de demora (8% anual),  tiene que seguir pagando una enorme deuda hasta completar el total del préstamo.

Unas 300.000 familias han perdido su piso desde 2007.

¿Qué ha cambiado?:

Cuando embargaban el salario a un trabajador, le embargaban del importe que cobraba por encima del Salario Mínimo (es decir, por encima de 641 €) y ahora le embargarán de lo que cobre por encima de 960 €.

Y la otra cosa es que, en el caso de desahucio, el piso que ahora se valora por la mitad de su precio (50%) tendrá que valorarse en el 60% de su valor de tasación original (10% más).

¿Esa es la tremenda medida social tan beneficiosa para la gente hipotecada?

¿Qué parte podrán embargarle al que está desempleado? ¿De qué salario?

¿Qué soluciona que la parte inembargable del salario ascienda a 960 € para cualquiera de las 300.000 familias que ya perdió su piso?

¿Qué más le da, a quien no tiene para pagar, que le valoren su piso perdido al 50% o al 60% de su valor? ¿Cómo es posible que el pobre desahuciado tenga que pagar por la sinvergüencería de los banqueros? ¿No fueron ellos quienes valoraron el piso por encima de su valor real, por qué ahora lo tasan un 40% más bajo?

Total que lo único que ha hecho la gran ‘Medida Social’ es rebajar la dosis de veneno un 10%, pero el veneno sigue siendo mortal.

 

Y otro ejemplo de más allá.

Hablamos del referéndum recién celebrado en Marruecos. El mismo Rey Mohamed VI hizo campaña a favor del SÍ de su propia propuesta de Constitución. Naturalmente, todos los partidos estuvieron a favor del SÍ.

Mal empezamos si ni siquiera nos ponemos de acuerdo en el número de habitantes que tienen  derecho a voto. Los datos de participación publicados fueron sobre los electores inscritos en listas (13 millones), pero no sobre todos los electores con derecho a voto (23 millones).

El ministro Jacid Naciri anunció que el 98% votó a favor de la propuesta del Rey. Y añadió: “el pueblo marroquí no ha respondido a las voces de quienes pretendían dar lecciones de democracia” refiriéndose a los movimientos que reclaman cambios democráticos.

La Asociación Marroquí de Derechos Humanos (AMDH) considera que las “cifras no se corresponden con la realidad… nadie podrá saber lo que sucedió realmente ayer en las urnas, pues no hubo ningún control”.

La prensa occidental vendió de inmediato esta nueva Constitución como un “importante avance  democrático”.

El socialista ministro marroquí Mohamed Yazghi proclamó: “Esta Constitución es la culminación de nuestra lucha de más de 30 años por la democracia”.

Nosotros no podemos por menos que alucinar. Teníamos entendido que un Estado democrático de derecho se caracteriza por la división de poderes: independencia del poder legislativo, del poder judicial y del poder ejecutivo. Y todos, desde el Rey al último ciudadano deben someterse al imperio de la Ley.

¿Y cuál es la división de poderes que existe en la nueva Constitución marroquí?: El Rey nombra al jefe de Gobierno, preside el Consejo de Ministros, preside el Consejo Superior de Seguridad, puede decretar el estado de emergencia. El Rey es el jefe supremo de las Fuerzas Armadas y nombra a sus jefes. El Rey preside el Consejo Superior del Poder Judicial, nombra a los magistrados, las sentencias se pronuncian en su nombre, ejerce el derecho de gracia. El Rey deja de ser “sagrado” pero su persona es “inviolable”. El Rey puede disolver el Parlamento y pedirle que reexamine un proyecto de ley. El Rey es el Comendador de los Creyentes o jefe espiritual de los musulmanes marroquíes y preside el Consejo Superior de los Ulemas que fija las directrices religiosas.

¿Qué poder le falta al Rey marroquí? ¿Y cuál es la división de poderes? ¿Por qué, entonces, se está hablando de democracia? ¿A qué jugamos? ¿Qué intereses occidentales exigen hablar de “un importante avance democrático”?

 

Efectivamente, todas las noticias vienen recubiertas de pintura. Si no rascamos, nunca conoceremos su color original, su verdadero significado y terminaremos siendo confundidos/as.

 

 

La ventana del mochuelo

 

  1. Juan
    19 Jul 11 11:30

    En toa la cresta, como siempre, este mochuelo ojo avizor. Sigue, sigue.

Dejar un comentario