Como anillo al dedo vinieron todas las movidas de los “indignados” a nuestro grupo de colegas… ¡Llevamos tanto tiempo indignándonos…!

Efectivamente, desde el 15 de Mayo, nuestro grupo de amigos se siente dichoso y gozoso. Estamos disfrutando y observando los contrastes y las reacciones de los diversos sectores sociales.

 

La gente de prensa, corriendo alocadamente de un lado para otro por las acampadas, buscando sin éxito portavoces que les den titulares, y nerviosos porque ni tenían previsto este fenómeno ni pueden controlarlo como es debido, de acuerdo con las directrices de sus patronos.

Algunos medios ultraconservadores se han limitado a arrojarles mierda, que es lo único de lo que disponen y se alimentan.

Otros medios danzan entre el ‘debe y el haber’, compaginando justificaciones con acusaciones, defendiendo la legitimidad de fondo y a la vez la necesidad de guardar las formas,…porque lo esencial para ellos es siempre el respeto al Orden Establecido, sea justo o injusto, pero es el que los mantiene.

 

Los dirigentes políticos, de todos los colores, están más o menos cabreados. No cesan de reclamar RESPETO a sus personas, como representantes del pueblo, cuando lo que está reclamando esa gente del pueblo son DERECHOS de la ciudadanía.

Los políticos sacan la bandera de la DEMOCRACIA y recuerdan el imperio de la LEY, cuando lo que exige esa gente del pueblo es precisamente que ellos cumplan la Ley, el fin de la corrupción, el fin de sus privilegios. Los políticos no se enteran de que se está reclamando una ¡Democracia REAL!. Como cotorras nos repiten una y otra vez que “España es un Estado democrático de derecho”, pero cuando leemos la Constitución nos parece trasladarnos al “País de las Maravillas”, un país de ficción en nada parecido al que tenemos.

El Sistema democrático consagrado por la CONSTITUCIÓN está por encima de todos, insisten los políticos. Pero gente del pueblo les recuerda que el Parlamento está incumpliendo la Constitución (p.e. al no querer nombrar los miembros del Tribunal Constitucional por intereses partidistas); que los gobernantes están desatendiendo los derechos ciudadanos marcados por la Constitución, a la vez que privilegiando a sectores poderosos de la sociedad; que la soberanía del pueblo está siendo suplantada por los poderes e instituciones económicas y todo esto es inconstitucional.

Los gobernantes justifican el uso de la fuerza por parte de la POLICÍA para garantizar el acceso de los diputados a los Parlamentos, la misma policía que ellos autorizaron para desahuciar a 15.000 familias en el primer trimestre de 2011 (250.000 familias perdieron su casa desde el año 2007).

 

¿Qué quiere usted decir, Sr. Bono, con que “los derechos de España no están en manos ni de los indignados ni de nadie, sino únicamente en manos de la ley”? ¿Por qué habla de derechos de España y no de los derechos de la ciudadanía?

¿Y desde cuándo la Ley tiene manos: quién  hace las leyes, quién las negocia, quién las impone, a quiénes se exige su cumplimiento,…? Sr. Bono, asómese a las cárceles, asómese a las oficinas del INEM, asómese a la Bolsa, asómese a los Bancos, asómese a los suburbios,…y después responda.

Y, desde luego, no son ustedes los políticos los mejores modelos a seguir: Ya hemos visto la sucia campaña electoral que hicieron unos y otros; y  con qué descaro aprueban por mayoría absoluta las subidas de sus nóminas y otras prerrogativas, mientras exigen recortes al pueblo;  y cómo se apropian de los votos y voluntad popular para mercadear más tarde con ellos en beneficio propio o por intereses partidistas estafando a los votantes…

 

Es muy difícil entendernos en España y en cualquier país.

Tan difícil como entender que en el período de crisis 2007-2010, el número de desempleados en España pasó de 1.800.000 a más de 4.000.000. Mientras en ese mismo período, exactamente en el mismo período, las mayores empresas españolas, las de la Bolsa (IBEX 35) obtuvieron beneficios año tras año: en 2007 (49.246 millones €), en 2008 (47.000 millones €), en 2009 (40.000 millones €), en 2010 (51.637 millones €).

Y aún es más difícil de entender que en 2011, estas grandes empresas estén aumentando fuertemente sus beneficios, al mismo tiempo que están reduciendo sus plantillas y disfrutando de ventajas fiscales (obtienen desgravaciones y subsidios fiscales). En tanto que la crisis está ahogando a millones de familias en nuestro país.

Y ahora que vengan los políticos a hablarnos de la Constitución y de la democracia y de los derechos constitucionales y del imperio de la Ley…

Y ahora que venga quien quiera y nos diga que no TENEMOS DERECHO A INDIGNAGNOS Y A MANIFESTAR NUESTRA INDIGNACIÓN Y A EXIGIR JUSTICIA…

Señores políticos, ¿No serán ustedes los que tienen que cambiar de mentalidad?

 

Sí parece verdad que el mundo esté dividido entre indignos e indignados.

Y en todo caso, señorías del Parlamento y del Senado, señorías del Gobierno y de Poder Judicial, señores y señoras de los Partidos y Sindicatos, Monseñores, Economistas, Empresarios y Periodistas, ¿Es que pueden primar y defenderse otros intereses en un país por encima del interés general? ¿Acaso pueden anteponerse otros fines y objetivos al bien común?

Pues, si están de acuerdo, aplíquense el cuento. Pero de verdad. Y no sigan jodiéndonos, porque no otra cosa están reclamando estas manifestaciones de indignación.

Un compañero de reunión terminó diciendo: Amigos de la indignación, ¡ojo vivo! Primero intentarán etiquetarles (clasificarles es una manera de tenerles prisioneros), para después reventarles cualquier movimiento que muestre disconformidad con el Orden Establecido.

 

 

Ventana del mochuelo

 

  1. Rafael González Jiménez
    21 Jun 11 12:44

    De verdad estoy convencido
    de que este viejo mochuelo
    cada vez lo ve más claro…
    ¡porque vuela a ras de suelo!

    Y, por cierto, ¿cuándo veremos a la policía cargando contra los mercados?, ¿eh?

Dejar un comentario