Hablando de la actualidad, las apisonadoras del sistema continúan aplastando ciegamente personas y países con total impunidad.

Con igual impunidad los tiranos siguen ahogando por el mundo las voces y las vidas de quienes protestan por la sumisión.

Aumentan las víctimas y aumentan las quejas en el mundo, a pesar de los silencios programados de los medios de comunicación.

 

Tradicionalmente, el imperio económico asfixiaba a los países pobres mediante el criminal mecanismo de la Deuda Externa. Actualmente añadió otros instrumentos letales pero de efectos más rápidos. Países, aparentemente estables, como Grecia, Irlanda, Portugal, España…ven sus economías vapuleadas, sus poblaciones sometidas a crueles ajustes y privaciones, y sus gobiernos tambaleándose como títeres.

Ante la dictadura económica, la democracia se esconde humillada. Reina la impunidad.

El director del FMI, Dominique Strauss-Kahn es detenido por violar a una camarera, pero nunca lo fue por haber violado a multitud de países y los derechos humanos y sociales de sus poblaciones.

Sin embargo, hay gritos y quejas que testimonian que otro mundo es posible. “Si no nos dejan soñar, no les dejaremos dormir”, rezaba una pancarta de las movilizaciones de Democracia real ya.

Islandia, un país minúsculo, con poco más de 300.000 habitantes, es el que más claramente ha dicho NO al Fondo Monetario Internacional y a la Unión Europea. Querían obligar a toda la población islandesa a pagar la bancarrota de tres bancos, que habían recibido depósitos de diferentes países y no podían devolverlos. La población tenía que pagar a razón de 12.000 euros cada habitante, por la bancarrota de esos bancos. En referéndum la población dijo NO, no lo aceptamos. El FMI y la UE les obligaron a un segundo plebiscito y volvieron a decir NO. Como dice Galeano, Islandia se negó a aceptar como destino la obediencia del débil ante el fuerte. Y ahí es donde se mide la dignidad humana.

 

La rebeldía en los países árabes tampoco cesa, por mucho que quiera silenciarse en los medios, o por grande que esté siendo la represión.

Las masacres más sonadas aparecen en Libia, Siria y Yemen. Millares de personas han perdido la vida, o han resultado heridas, o han tenido que huir de estos países.

También otros tiranos continúan reprimiendo y torturando como en Bahréin,  Arabia Saudí, Marruecos…con menor eco mediático, cuanta mayor es la protección que reciben de las potencias occidentales. Aunque ningún país parece tan enorme y vergonzosamente protegido como Israel y su terrorismo de estado.

El presidente de Afganistán,  Hamid Karzai, denuncia la enorme lista de civiles asesinados por la OTAN: “Si no detienen sus bombardeos contra nuestras casas, su presencia en Afganistán será la de un invasor, contra el deseo del pueblo afgano”.

En Irak, decenas de miles de manifestantes exigen en las calles de Bagdad que las tropas estadounidenses abandonen el país antes de finales del presente año.

Más de 35.000 personas huyen de la zona fronteriza de Tailandia y Camboya, cuya guerra no frena la ONU.

En todos los Continentes encontramos guerras, revueltas y manifestaciones…

Por goteo van cayendo algunas “concesiones”: Egipto acaba de abrir su frontera con Gaza; la Unión Europea invertirá casi 7.000 millones de euros en los países del Norte de África para ‘fomentar la democratización y liberalizar los mercados nacionales’; el G-8 ha anunciado la creación de un fondo de 20.000 millones de dólares para ‘ayudar a las incipientes democracias en el mundo árabe’; la Corte Penal Internacional ha solicitado orden de arresto internacional contra Gadafi y algunos familiares por crímenes contra la humanidad… ¡Cuidado con las ‘concesiones’ de los poderosos que las carga el diablo!

 

También la rebeldía crece en Occidente, bajo el nombre de “indignación”.

El mundo está dividido entre los indignos y los indignados”.

Decenas de miles de personas, en su mayoría jóvenes, se manifestaron pacíficamente en más de cincuenta ciudades de España, exigiendo cambios políticos y económicos. “No somos mercancías en manos de políticos y banqueros”. El escritor J.L. Sampedro les animaba: “no basta con indignarse, es necesario convertir la indignación en resistencia y dar un paso más”.

Decenas de miles de “indignados” se manifestaron pacíficamente en unas 60 ciudades de Grecia. “No tenemos futuro. Se lo llevaron los políticos corruptos y las generaciones anteriores insaciables”.

Las manifestaciones juveniles de protesta en Europa se están convirtiendo en un fenómeno habitual…Francia, Reino Unido, Portugal, Italia, Alemania…

Y en Estados Unidos (Wisconsin, Chicago, Columbus, Los Ángeles, Denver,…), y en Puerto Rico, y en Honduras, y en Guatemala, y en Colombia, y en Chile, y en Brasil, y en China, y en México,…

Hacen pensar que hay una parte cada vez más numerosa de la población que está perdiendo el miedo y que quiere un cambio real. Y saben jerarquizar los problemas y darle nombre a los fenómenos existentes: “democracias vacías y secuestradas por los banqueros”, “planeta devastado”, “tiranía financiera”, “sistema capitalista suicida”…

Son signos de vida y de esperanza. Son pruebas de la existencia de otro mundo posible dentro del útero de este mundo infame.

Este mundo de mierda está embarazado de otro mundo posible. Acontecimiento feliz en nada parecido a la metástasis sigilosa que va pudriendo al sistema capitalista vigente.

¿Qué pasará? No importa. Importa lo que está pasando. No todo puede tratarse como el balance de un banco.

“No vale la pena vivir para ganar…Merece la pena vivir para hacer lo que la conciencia te dicte que debes hacer y no lo que te conviene. Y esto vale para todo, para la política, para el amor, para el deporte,…” (*)

¿Qué quedará de todo esto? Nada queda en nada…cuando transmite energía.

 

Mirada Solidaria.es

 

(*) Referencias a la entrevista a Galeano en la acampada de la Plaza Catalunya.

 

Dejar un comentario