Intrigada por cuanto contemplaba, aquella persona uruguaya preguntaba: ¿De dónde les viene el derecho a los dirigentes del Norte para calificar y juzgar a los líderes y democracias del Sur? ¿De dónde la capacidad asombrosa de los Medios occidentales para descalificar los procesos nuevos en América Latina? ¿De verdad hay más democracia en Italia que en Venezuela? Y contesta Juan Torres: El presidente venezolano no tiene el poder político que tiene el italiano como consecuencia de su fortuna y de su imperio mediático. Hugo Chávez no se ha visto envuelto en procesos judiciales como los que afectan a Berlusconi por corrupción, falsedades, sobornos y otros delitos por el estilo. Y, por supuesto, nunca se ha atrevido a proponer leyes para evitar que pueda ser procesado. Me pregunto qué dirían si Chávez hiciera en Venezuela la décima parte de lo que Berlusconi hace en Italia.

Masivas movilizaciones tuvieron lugar en Roma el 6 de diciembre pasado: Hartazgo suscitado por un ejercicio del poder desenfrenado, mafioso y corrupto, que ha llevado la institucionalidad italiana a extremos graves de descomposición. Dos meses antes, el Tribunal Constitucional determinó la inconstitucionalidad del llamado laudo Alfaro, que venía a garantizar la impunidad a Berlusconi, sobre quien pesan señalamientos por sobornos, fraudes, lavado de dinero, vínculos con la mafia y hasta homicidio.

    

     Con atención escuchábamos a aquel insigne profesor: Quienes tienen dinero cuyo origen no puede ser explicado porque proviene del narcotráfico, del tráfico de armas, del terrorismo, del tráfico de personas, de la evasión de impuestos, de sobornos, de la apropiación de bienes públicos y de la corrupción en general;  quienes son incapaces  de justificar sus fortunas buscan los paraísos fiscales para legitimar esos recursos, en otras palabras, para lavar dinero alcanzado por medios ilegales. ¿Por qué las grandes potencias económicas no ponen fin a esta situación? Y responde Joan Manuel Riera: Sencillamente porque les interesa que existan, porque ellos también hacen uso de los paraísos fiscales. El conjunto de actividades de los paraísos fiscales se ha convertido en un engranaje fundamental para el capitalismo. El sistema financiero y bancario y las multinacionales utilizan los servicios de los paraísos fiscales para aumentar los beneficios. Las administraciones, para limpiar sus corruptelas. El 24 de enero se publicaba un despacho de  Agencias: El 69% de las empresas del Ibex (24 de las 35 que conforman el indicador) operan en paraísos fiscales, de las cuales seis son entidades bancarias, y la mayoría no ofrecen datos sobre sus actividades en esos países, según un informe del Observatorio de Responsabilidad Social Corporativa (RSC).  (El Ibex es el  índice de referencia de la bolsa española formado por las 35 empresas con mayor liquidez). Resulta enormemente trabajoso para muchas personas casar todo esto con la democracia.

    

     ¿Usted se vacunó? ¿Por qué? Nos referimos a esa terrible Gripe A, con la que tanto miedo nos metieron a toda la población mundial y tanta polémica suscitó. Ahora resulta que  el presidente de la Comisión de Salud del Consejo de Europa, Wolfgang Wodarg, ha denunciado públicamente al lobby de los laboratorios farmacéuticos, a la Organización Mundial de la Salud (OMS) y a los gobiernos de organizar la psicosis de la gripe A.  Ahora dicen que es necesaria la investigación sobre lo que ha ocurrido; que las empresas farmacéuticas influyeron sobre los responsables de la salud pública a fin de alarmar a los gobiernos en todo el mundo; que lo que debe dirimirse ahora es cómo se ha producido la psicosis de manera intencionada; que esto sólo fue posible porque, en mayo del año pasado, la OMS cambió su definición de pandemia: antes se requería que la enfermedad estallara en muchos países a la vez y tuviera consecuencias muy graves en cuanto a cantidad de casos mortales, ahora sólo se consideró el ritmo de difusión de la enfermedad; que existen lazos muy estrechos, tráfico de influencia y presiones entre ciertos laboratorios farmacéuticos e instituciones que trabajan con la OMS; que es preciso explicar a la ciudadanía la estructura intrínsecamente corrupta sobre la que pivota el sistema sanitario mundial; que los grandes laboratorios son los mayores financiadores de campañas electorales en Estados Unidos, la  agencia del medicamento estadounidense (FDA) recibe el 70% de sus ingresos de lo que le reportan los laboratorios, la Agencia Europea de Medicamentos (EMEA) está financiada mayormente por las compañías farmacéuticas; que se despilfarraron valiosos recursos en ineficientes estrategias de vacunación, y expusieron innecesariamente a millones de personas sanas al riesgo de los efectos secundarios desconocidos de vacunas insuficientemente comprobadas;…y  que se trataba de una gripe normal. Todo esto nos lo dicen ahora. En el caso español, el Ministerio de Sanidad encargó 37 millones de dosis de vacunas, recibió 13 millones, repartió nueve millones entre las autonomías y sólo ha utilizado cerca de dos millones. ¿Podemos seguir dejando la producción de vacunas y la gestión de esos productos en manos de organizaciones cuyo objetivo es ganar el máximo posible de dinero? ¿O bien la producción de vacunas es un asunto de interés universal que los Estados deben controlar y poner en marcha ellos mismos? Una vez más, grandes multinacionales se sirvieron de la mentira y del miedo para obtener beneficios. En algunas “grandes democracias”, la desaparición de la frontera entre lo privado y lo público facilita la manipulación y los abusos.

    

     A propósito de la democracia, acaba de publicarse que en 2009 ha habido 115 suicidios en las cárceles francesas, un número que se eleva a 122 si se suman los casos de los que se quitaron la vida durante los permisos para salir o cumplían la pena bajo una forma alternativa, como la pulsera electrónica. Francia ocupa el primer lugar en Europa en esta estadística poco democrática. La CGT explica que la situación de hacinamiento, la falta de personal (no sólo de vigilantes, sino también de médicos y trabajadores sociales) y la abundancia de medidas “contraproducentes” para bajar el porcentaje son las causas del fenómeno: No se hace nada para restaurar “la voluntad de vivir” a los que se enfrentan a la violencia de encarcelamiento. Una cuarta parte de los suicidios se concentra en los dos primeros meses en la cárcel… Nos da vergüenza trabajar en lugares así. Tal vez alguien haya suspirado: Bah, al fin y al cabo son presos.

     

     “Lo de Haití ha sido horroroso…”, dijo. “Ya ves, a perro flaco todo son pulgas”, añadió su acompañante. Estas personas aún no conocían la noticia: Los bancos de España están cobrando comisiones entre el 11% y el 25% por cada donativo que se ingresa en la cuenta solidaria creada para la ayuda a Haití. Es decir, que Haití está ayudando a los bancos españoles. Un dinero ganado con la muerte de miles de personas, con el hambre, la desgracia y el sufrimiento. El Banco Santander dice que devolverá las comisiones a quien las reclame. Otros bancos se defienden  diciendo que ha sido un “error informático” sin importancia y que más adelante devolverán las comisiones… Ningún haitiano va a presentar reclamación. Hay quien se ofende por la desconfianza de aquella gente que pregunta: ¿Quién controla ese dinero? ¿Dónde va? ¿Cómo se usa? ¿Reparten el efectivo entre la gente? ¿Contratan empresas? ¿Quién lo administra? Con el dinero que dicen que dan los gobiernos pasa algo similar: ¿Cómo, dónde y quién lo administra? No se sabe. ¿Llega donde tiene que llegar o son sólo promesas vacías para evitar perder votos? Sin embargo, todos los gobernantes han intentado hacerse la foto, a la vez que proclamaban sus promesas de ayuda, acompañadas de sentidos discursos. Cuando la población haitiana moría en cámara lenta no se plantearon ayudas. Es preciso morir de una forma más rápida. FACUA-Consumidores en Acción, previo análisis de las comisiones cobradas por quince bancos y cajas de ahorro, les ha reclamado que dejen de lucrarse con las donaciones a Haití, que eliminen las comisiones por las transferencias a cuentas destinadas a la ayuda humanitaria y que devuelvan las comisiones que han cobrado en los últimos días por estas transferencias.

    

     Nos explicaban que las leyes son delimitadoras del libre albedrío de las personas dentro de la sociedad. Se puede decir que la ley es el control externo que existe para la conducta humana; en pocas palabras, las normas que rigen nuestra conducta social. Lo que da a entender que es un contrasentido que haya leyes secretas. Ni siquiera, aunque se conozcan después de muerto el legislador. Resulta, pues, chocante la noticia publicada el 24 de enero: La dictadura de Augusto Pinochet usó leyes ‘secretas’ y ‘reservadas’ para traspasar a cuentas reservadas de instituciones militares chilenas 442 millones de dólares desde el Banco Central y la Tesorería General de la República, según un reportaje publicado por La Nación. Se trata de seis edictos dictados entre 1979 y 1981. Entre los firmantes de esas normas secretas figura, además de los miembros de la Junta Militar, el general César Manríquez Bravo, actualmente procesado por 55 desapariciones y condenado por otros crímenes a cinco años de prisión (en régimen de libertad vigilada). Hasta ahora no había en Chile información pública de que durante la dictadura existieran sobresueldos que beneficiaron a los miembros de las Fuerzas Armadas. A saber cuántas más cosas desconozca la ciudadanía chilena… De acuerdo con un índice de la Contraloría General de la República, durante la dictadura pinochetista, entre 1973 y 1990, se dictaron 160 disposiciones ‘secretas’ o ‘reservadas’.

    

     ¿Queda ‘tan lejos’ la invasión de Irak? Los máximos Gobernantes de Estados Unidos, Gran Bretaña y España nos repitieron una y otra vez los motivos que urgían y justificaban la intervención. ¿Recuerdan? Poco a poco nos enteramos que esos motivos eran mentira. Ahora resulta que los abogados del Foreign Office reconocen que la invasión de Irak fue ilegal. Los abogados del Ministerio de Exteriores dicen que nunca tuvieron dudas. Michael Wood, principal asesor jurídico del ministro Jack Straw, declaró que la guerra fue “ilegal”. Lo mismo dijo su número dos, Elizabeth  Wilmshurst, que presentó la dimisión en protesta por la guerra. “Considero que el uso de la fuerza contra Irak en marzo de 2003 fue contrario al derecho internacional”, explicó Wood. Ni había sido expresamente autorizado por el Consejo de Seguridad ni existía razón que lo justificara desde el derecho internacional. Ambos, junto a otros abogados, comunicaron su punto de vista a Straw, pero el ministro desechó sus críticas desde el primer momento. En sus declaraciones públicas, las autoridades británicas alardeaban de su respeto por el derecho internacional y la ONU. En los despachos se cocinaban otros intereses.

    

     La crisis política de Honduras SE ACABÓ. Eso cuentan.  El expresidente Zelaya abandona el país rumbo a la República Dominicana. El Congreso Nacional de Honduras decreta una amnistía general para todos los militares implicados en el golpe de Estado de junio de 2009. Previamente, el Congreso Nacional declaró diputado vitalicio al presidente golpista, Roberto Micheletti, a quien impusieron la Condecoración Extraordinaria Gran Cruz Placa de Oro y una medalla de oro. Michelketti lo agradeció: “Mi satisfacción es más profunda al declararme diputado vitalicio y entregarme la condecoración oficial por mis actuaciones en defensa de la democracia, la paz y el Estado de Derecho“. Sólo faltaba la bendición de tan democrático procedimiento: El secretario de Estado adjunto para el Hemisferio Occidental de EE.UU., Arturo Valenzuela, afirmó: ‘Creo que es un paso importante, la salida de Honduras del ex presidente Manuel Zelaya, pero también lo que están haciendo (…), ver cómo Honduras vuelve a un proceso democrático hacia adelante…Estamos muy satisfechos con el hecho de que de aquí en adelante podemos ir trabajando con otros países para que Honduras, por ejemplo, pueda volver al seno de la Organización de Estados Americanos…’ 

Y borrón y cuenta nueva…mientras los ángeles en el cielo cantan: la democracia es el gobierno del pueblo para el pueblo.

Una duda final: ¿Será que forman parte de los pueblos las personas marginadas, las invadidas, las refugiadas, las inmigrantes, las desempleadas,…?

El mochuelo    (enero-2010)

Dejar un comentario