El capital explota a los obreros. Pero la explotación no es VIOLENCIA, es un mecanismo del Sistema Económico.

Los obreros, para defenderse, se organizan y luchan, por lo que son reprimidos por las Fuerzas del Orden. Pero la represión no es VIOLENCIA, es una medida del Sistema Político.

Los pobres se ven obligados a robar y son encarcelados. El robo sí es VIOLENCIA y delito contra la Propiedad Privada.

Curiosamente hasta el tercer escalón no aparece la VIOLENCIA. Antes no existió. Sólo entonces actúa la Justicia, porque sólo entonces se incumplen las Leyes.

Todos somos iguales ante la Ley, pero las Leyes no son iguales para todos.

Y así, según el Orden Económico y Social vigente, las cárceles son los albergues de los pobres.

 

El pez grande se come al chico, el fuerte al débil, el poderoso al humilde. Es el ORDEN NATURAL, dicen.

Fruto de ese Orden es la Desigualdad: Cada día es más reducido proporcionalmente el número de ricos y cada día crecen porcentualmente más sus fortunas.

El 20% de la población mundial (los ricos) posee más del 80% de las riquezas y recursos del planeta. Prueba evidente de que el llamado ORDEN NATURAL (con su Ley de la Selva, su Ley del Embudo y su Ley de la Propiedad Privada) funciona a las mil maravillas.

Los ricos son cada vez más ricos porque hacen a los pobres cada vez más pobres.

 

En nuestro Orden Económico Mundial, que los pobres reclamen Justicia es un DES-ORDEN NATURAL.

¿Cuánto costaría el acceso universal a una alimentación adecuada, al agua potable, a infraestructuras sanitarias y educación básica? En 1998 el PNUD calculó 40.000 millones de dólares anuales (cantidad inferior a la fortuna de Bill Gates).

¿De dónde sacar tanto dinero? Nadie supo decir, ningún gobierno contestó.

Sin embargo, solamente en publicidad el gasto anual ascendía a 400.000 millones de dólares, diez veces más que la cifra que remediaría tantas necesidades básicas.

Más del doble del gasto en publicidad ascienden anualmente los gastos militares.

Pero reclamar Justicia es actuar contra-natura.

La Justicia no es un valor ni un derecho, quedó sólo como un despacho del actual Orden Establecido.

 

Llueve para todos, pero no todos terminan empapados. La Justicia aplica las Leyes, pero la Justicia tiene sus propias Leyes. Hay derecho a recurrir, pero sólo unos pocos pueden recurrir.

        Silvio Berlusconi,  sobornó a su abogado David Mills con 600.000 dólares para que mintiera a su favor ante el tribunal en dos de los diversos procesos abiertos contra el primer ministro italiano: el caso All Iberian, por falsedad documental y financiación del Partido Socialista y por corrupción a la policía que vela por los pagos a Hacienda, la Guardia de Finanzas. Los tribunales fijaron la fecha del delito el 29 de febrero 2000.

Recurso tras recurso llegaron hasta el Tribunal de Apelación que reconoció el delito y la sentencia condenatoria a cuatro años y seis meses de prisión. PERO el Alto Tribunal hizo una pequeña rectificación, adelantó la fecha tres meses fijando la fecha del delito el 11 de noviembre de 1999. Este insignificante cambio supuso que por unos cuantos días se superasen los diez años, tope legal para que prescribiera ese delito. La sentencia quedó anulada.

        También en España de prescripciones sabemos un rato. La gente de dinero recurre y vuelve a recurrir, pasan los meses, los años y ¡zas! prescriben los delitos, se anulan las sentencias y el personal se marcha “de rositas”.

Se conocen cantidad de  casos de delitos de estafa, de robo, de cobros indebidos, de impagos de impuestos,… que han prescrito. Y no son chucherías, se trata de miles de millones de euros desaparecidos, de centenares de años de cárcel incumplidos,…

Claro está, estamos hablando de peces gordos, banqueros, financieros,…Javier de la Rosa (caso Croesus), Alberto Cortina Y Alberto Alcocer, los Albertos (caso Urbanor), José Pérez Díaz (el conocido como “Pepe el del Popular”), Emilio Ybarra, Emilio Botín,…

Por supuesto, que la prescripción es un procedimiento acorde con la ley… Pero llama la atención que sólo prescriban los delitos de los que tienen mucho dinero. Sólo ellos pueden recurrir una y otra vez y alargar infinitamente los juicios…y al final ya no hay delitos porque se perdieron por ese largo camino de los recursos.

Parece que los banqueros disfrutan de un plus de inocencia, a juzgar por la notable frecuencia con que resultan absueltos.

¿Acaso la ciudadanía puede beneficiarse de la prescripción de los créditos no pagados y de las deudas contraídas con los bancos? Según el Consejo General del Poder Judicial, durante el primer trimestre de 2010 en España, cada día han perdido su vivienda 306 familias, embargadas por los bancos y el mismo Consejo calcula que en este año 2010 se embargarán 180.000 viviendas. Por supuesto, siempre en cumplimiento estricto de las Leyes vigentes.

        Ahora, cambiemos el chip: ¿Cuántos casos conocen de gente que está en la cárcel por haber robado un cerdo, o unos cuantos euros en un cepillo de la Iglesia, o quitar una cartera con 30 euros, o por robar unos alimentos en un supermercado, o por vender unos CD en una manta por la calle,…? Asómense a una cárcel y se sorprenderán. Para estas personas no hubo plazos ni recursos.

¿Y cuántos casos de gente que fueron encarcelados a toda prisa, sin apenas tiempo para presentar o fundamentar pruebas…? Francisco Javier G.R. declarado inocente tras pasar 5 años en prisión; Rafael Ricardi declarado inocente tras pasar 13 años preso; José C.P. absuelto tras pasar 437 días en la cárcel;…por muchos nombres que se den nunca aparecerá un banquero.

Hay una justicia para el tercer mundo y la gente pobre,  y una injusticia internacional para los blancos y ricos del primer mundo, comentaba un militante de Izquierda Unida.

 

Por favor, ahórrense los tratadistas sus lecciones, sus mítines los políticos, sus sermones los curas, sus arengas los sindicalistas, sus juicios los periodistas, sus previsiones los financieros, sus abstracciones los científicos y sus recomendaciones la ONU y demás Organismos Internacionales, los FMI, BM, OCDE, G8 y G20. Quédense con toda la razón y con todas las razones.

Y por favor, no desempolven las Constituciones, ni las Biblias, ni los Tratados.

No más lecciones de Justicia y de Orden, de democracia y de derechos humanos y sociales.

La población no entiende esa Justicia y ese Orden. No ofendan los principios y valores aún vivos en la ciudadanía.

Vean si pueden ver, sientan si pueden sentir y si no, déjennos en paz,  y ustedes…DESCANSEN EN PAZ.

 

El mochuelo

(septiembre-2010)

  1. Juan Jiménez
    09 Sep 10 10:35

    ES EXCELENTE ESTE CANTO-DENUNCIA MOCHUELERO, TANTO Y MÁS QUE LOS ANTERIORES. LÁSTIMA LA DORMICIÓN
    QUE INUNDA A LA POBLACIÓN
    Y LA MANTIENE CONFORME
    CON LA ACTUAL SITUACIÓN,
    CONFIANDO EN UN SISTEMA
    QUE ES EN SÍ LA PEERDICIÓN
    BENDITO MOCHUELO, BENDITA SESERA Y BENDITO PICO.
    UN FUERTE ABRAZO SOLIDARIO.

Dejar un comentario