Ya sé que lo más importante en la vida es vivir, decía el compañero.

Pero resulta que suceden cantidad de cosas en la calle que hacen cuestionarte si realmente son o no son importantes para la vida, añadía.

Este amigo tiene la manía de buscar significado a todo lo que ve. Y lo mejor de todo es que se lo encuentra. Como si las cosas más normales del mundo encerrasen una intencionalidad, un simbolismo más allá de su pura materialidad.

Y comenzó a contarnos…

 

Comentaba que, el otro día, vio en su pueblo una larguísima cola de gente a las cinco de la tarde, casi 40º a la sombra, una cola que continuaba larguísima a las 9 de la noche. La Copa del Mundo de Fútbol, que van paseando de ciudad en ciudad, había llegado a su pueblo. Se sintió aturdido ante esa peregrinación masiva para tocar y fotografiarse con la Copa expuesta en la puerta del Ayuntamiento.

Le recordó a las antiguas procesiones con reliquias de santos: el brazo incorrupto de Santa Teresa, o de San Juan de Ávila, la sangre de San Pantaleón,…

Padres con niños en brazos, vestidos ambos de peregrinos con la roja, aguantando ilusionados en aquella fila humana.

Cada vez se compara más el fútbol con la religión: las grandes fiestas son marcadas por los eventos deportivos, las misas de los domingos son ahora los partidos, los estadios convertidos en catedrales, la copa del mundo procesionada como la custodia del Corpus Cristi,  los jugadores convertidos en ídolos…

Esos jugadores recibidos, al regreso de Sudáfrica, con los mayores honores por el Rey, por el Presidente del Gobierno y por el público que abarrotaba todo el recorrido por las calles de Madrid, vitoreando al unísono “Campeones, campeones…”. Todo el mundo quería hacerles una foto,  tocarles,…como si de alguna Virgen o Santo se tratara.

Sucedió después en los pueblos natales de los jugadores, procesionados como el santo patrón, y hasta con promesas de dedicarles alguna calle. Conseguir una camiseta del jugador supone disponer de la reliquia más valiosa.

Modernas procesiones que alivian la crisis y el paro, como antiguamente procesionaban imágenes de santos para aliviar calamidades y pestes.

Dice el antropólogo Manuel Mandianes que el fútbol es utilizado por los políticos y por las mafias. ¿Por qué el fútbol y no otro deporte? ¿Por qué no el teatro o la danza? ¿Por qué ese irresistible y avasallador influjo de sensaciones embriagadoras, deshumanizadoras y desenfrenadas, propio de los estadios?

Tras el gol del albaceteño Iniesta, millones de bocas recobraron sin complejos su identidad: “Yo soy español, español, español…”.

Hay quien dice que el fútbol es como el circo para los romanos.

 

No sé, continuó nuestro amigo, si algún día nos enteraremos de lo que ha pasado realmente, pero habrá que aguantarnos con lo que nos cuenten en la prensa.

Se refería al reciente asesinato de dos guardias civiles y un intérprete en Afganistán. Por supuesto que es un talibán el asesino, según los medios.

Ya son 93 los españoles muertos en esta misión en Afganistán. Nos insisten en que es una misión humanitaria, un servicio de seguridad (con 875 efectivos) y no dicen que es un compromiso adquirido (¿o impuesto?) con los Estados Unidos.

¿Una misión de paz en un país ocupado y en guerra? ¿Acaso  el vicepresidente norteamericano Biden no acaba de declarar a la cadena NBC: “Estamos en Afganistán para combatir a Al Qaeda, no para construir un país y convertirlo en una democracia”?

Los guardias asesinados pertenecían al Equipo de Reconstrucción Provincial, encargados de instruir y formar a futuras fuerzas policiales afganas. Dejemos a un lado que siendo instructores no fueran capaces de descubrir a un asesino infiltrado, que ejercía como chófer de uno de los mandos. Pero el asunto es qué pintamos allí. ¿Por qué en Irak no y en Afganistán sí? No hay más que ver los apuros que pasan los políticos cuando tienen que explicar las diferencias.

Otras informaciones hablan de que miles de afganos se manifestaron al día siguiente, bloqueando la base militar española de Qal’eh-ye Now, porque las fuerzas españolas habían matado a un policía afgano. También hubo más muertos entre los manifestantes.

¡Extraña misión humanitaria!

 

Tapadito lo tenían. Siete millones de euros para siete grandes cocineros. A millón por cucharón. Arzak, Arguiñano, Subijana, Aduriz, Berasategui, Atxa y Arbelaiz…todos cocineros de diseño. Ellos han fundado “Basque Culinary Center Fundazioa”.

Dicen que el Gobierno puede, a cambio, recibir algunos votos del PNV.

San Sebastián va a contar con una universidad gastronómica. Los ilustres vascos han elegido a su colega Adriá para que presida el Consejo, en el que se reunirán como asesores ocho ilustres chefs internacionales.

Las frases de Adriá fueron enternecedoras: “son personas que creen que a través de la cocina se puede hacer un mundo un poco mejor”, “es un proyecto de los cocineros vascos, es el sueño de una gente que hace años creyó que la cocina iba a ser algo importante en la sociedad”. 

Los Nobel de la cocina ya tienen su universidad. El recinto, de 11.000 metros cuadrados, abrirá sus puertas el próximo curso 2011-2012 como la única universidad a nivel mundial que reúna una Facultad de Ciencias Gastronómicas y un Centro de Investigación e Innovación.

Nuestro amigo se preguntaba si era éste el momento mejor para andar con estos montajes y realizar semejantes gastos.

En principio no daba mucha fe a la noticia hasta que lo comprobó en el BOE  (núm.263 Sábado 31 de octubre de 2009). Allí aparece el Real Decreto 1640/2009, por el que se establecen las normas reguladoras de la subvención de concesión directa a la entidad Basque Culinary Center Fundazioa para la puesta en marcha del proyecto Basque Culinary Center.

El asunto está totalmente legalizado, otra cosa es su oportunismo y ese cierto favoritismo que trasluce.

En verdad, ¿Qué porcentaje de población española será beneficiaria de este maravilloso proyecto?

 

Bueno, estos son apenas algunos ejemplos.

Lo que dice nuestro amigo es que todos los acontecimientos hablan, todos encierran su mensaje. Es cuestión de saber leerlos, no como simples titulares planos de prensa, sino como elementos a pulir, a los que sacarles vida y sentido.

Naturalmente que en esta función de sacar brillo a los hechos participa de lleno la mentalidad e ideología de cada cual. Pero, así y todo, lo que sucede a nuestro alrededor tiene gran importancia, es digno de atención, digno de consideración y no podemos ir por la vida tirando a la papelera tantos acontecimientos en los que están en juego sentimientos, relaciones humanas, repercusiones sociales, derechos humanos,…

Decíamos del fútbol. Un deporte es una actividad física en donde también andan en juego muchos valores sociales. Cosa distinta es que se utilice simplemente como negocio, o como elemento manipulador de masas.

O hablando de cooperación internacional, ¿no hay otro tipo de servicio humanitario que no sean actividades de guerra? ¿Puede permitirse un país que, debido a la fuerte crisis, restringe numerosos servicios sociales, gastarse 2.000 millones en una colaboración bélica, como la afgana?

O ¿puede un país, en momentos de tanta restricción económica, gastar importantes partidas en proyectos tan elitistas como el de los famosos cocineros?

La propuesta de nuestro amigo recuerda aquello del poeta León Felipe:           

Ya se han contado todos.

Todos se han dicho y se han escrito.

Y todos se han ovillado y archivado…

Pero yo no quiero cuentos…

No me contéis más cuentos.

 

 Ventana del mochuelo

 

 

  1. Rafael
    01 Sep 10 9:29

    Muy de acuerdo con eso de aprender a “leer” la realidad. Habría que reivindicar aquí un cierto “radicalismo”, en el sentido de buscar las raices de las cosas a través de esas lecturas, negándonos a quedarnos en las ramas, interesadamente convencionales y mediáticas, en las que quieren que nos balanceemos los poderosos de siempre, que pretenden mantenernos en la triste condición de monos estúpidos para seguir depredando a sus anchas.

  2. carlos arturo jurado
    01 Sep 10 13:47

    Gracias por estas lineas tan importantes que permiten que nuestro coco siga pensando y a la vez cuestionando cosas.Abrazos KARJU

Dejar un comentario