Inmigración criminalizada

     A diferencia de la Cumbre de Copenhague, sin grandes titulares, casi en silencio, se viene consumando, poquito a poco, una enorme atrocidad con las personas inmigrantes llegadas a los países desarrollados. A estas alturas de nuestro siglo XXI, ellas se ven obligadas a recordarnos una y otra vez algo tan elemental como que también SON PERSONAS.

El mero hecho de asomarnos a este escabroso asunto puede tener sus dificultades, si nunca fuimos emigrantes, o si hemos nacido y vivido permanentemente en alguno de los países privilegiados de occidente receptores de inmigrantes.

     Es cierto que hay cosas malsonantes y repugnantes para personas con cierta educación:

Por ejemplo, cuando, el 29 de mayo pasado, el carpintero ecuatoriano,  Javier Humberto, que vivía en Madrid desde hace seis años, se resistió a subir al avión para ser repatriado, y los agentes lo patearon en una habitación sin cámaras, diciéndole “esto te servirá de escarmiento, eres un inmigrante de mierda, un hijo de puta”.

O, por ejemplo, la frase del ultraderechista eurodiputado británico: “Muchas de las pateras que se dirigen a Europa deberían ser hundidas”.

 

     Se advierte también una serie de gestos difícilmente comprensibles, no ya desde una óptica humana, sino simplemente desde un mínimo talante democrático:

* Por ejemplo, que desde el próximo curso escolar 2010-2011, en cada aula de las escuelas italianas no podrá haber más de un 30% de alumnos extranjeros.

* Por ejemplo, lo que cuenta el escritor Marco Rovelli de algunos lugares de Italia: El deporte que más practican los jóvenes de Rosarno es la caza al negro. Entiéndase por negro no un subsahariano, sino un africano, sin distinción y sin discriminación: que tenga piel clara u oscura da lo mismo. Los lunes por la mañana, en los autobuses que les llevan a la escuela, los chicos se enseñan los reportajes de las palizas que han propinado, motivo de orgullo, de honor que mide su valor, cruces que se cuelgan en el pecho. Hay técnicas para linchar a un negro. Antes de nada, es evidente que hay que ser un grupo. Luego, hay que apostarse en lugares estratégicos, por donde se tiene que pasar si se quiere ir de un lado al otro del pueblo”.

* Por ejemplo, lo que publica la revista The Nation de que Estados Unidos tiene cárceles secretas para inmigrantes indocumentados. Además de sus oficinas de campo y centros de detención conocidos públicamente, la ICE (Agencia de Inmigración y Seguridad de Aduana) detiene personas en 186 oficinas secretas. Un funcionario de la ICE afirmó en una conferencia: Si no tenemos evidencia suficiente para acusar a alguien legalmente pero creemos que es ilegal, podemos hacerlo desaparecer.

* Por ejemplo, los maltratos y vejaciones por parte de la policía contra algunos inmigrantes que se manifestaban pacíficamente ante un CIE (Centro de Internamiento de Extranjeros) en la ciudad española de Valencia el pasado 19 de diciembre.

El psiquiatra Pau Pérez-Sales, que dirigió el informe  Situación de los Centros de Internamiento para Extranjeros en España. Conversaciones junto al muro, declaraba: “La sensación de indefensión que hay allí dentro me impresionó mucho…Lo que más me sorprendió es cómo a alguien le puede cambiar la vida en cuestión de segundos por el mero hecho de estar en la calle. Muchas detenciones son arbitrarias. Recuerdo el caso de una mujer ucraniana que fue arrestada cuando iba a buscar a la niña a la guardería. Estuvo retenida y sin noticias de su hija durante nueve días. Es escalofriante. La sensación de indefensión que tienen los inmigrantes dentro de los centros me impresionó mucho…La vida en los CIE es insoportable. Hasta 250 personas están hacinadas en un espacio reducido, encerradas en una habitación con gente que no conocen de nada y con la incertidumbre de no saber qué harán con ellos. Ni siquiera saben si van a salir o no; si volverán a ver a sus familias o si les repatriarán a sus países. Además, en los CIE no se puede practicar ningún tipo de actividad. Está incluso vetado el acceso a Internet. La presión psicológica que sufren es muy dura…Hay policías que han golpeado a inmigrantes con fines intimidatorios…El trato que sufren es, en muchas ocasiones, denigrante. De absoluta humillación. Desde internos que llevan el mismo calzoncillo durante un mes hasta personas que deben hacer sus necesidades en una botella porque por la noche está prohibido ir al servicio. Es incomprensible que existan estas situaciones en un Estado de derecho como el de España…”

 

     Pero tal vez lo más chocante es la práctica legislativa llevada a cabo en los diversos países de Occidente. En nombre de la democracia se emiten leyes contra los ciudadanos y los pobres, y por ello lo de ‘chocante’. ¿O no tenemos la misma definición de democracia? ¿O diferimos del concepto de ciudadanía?…

* La Directiva de retorno de inmigrantes aprobada por la Unión Europea en junio de 2008 fue comparada con leyes de la Alemania nazi por Llamazares (líder del partido español IU). También la calificaron de “Directiva de la vergüenza”. Carlos Taibo hablaba de “Criminalización de la inmigración ilegal”. Ya se comentó en esta sección anteriormente: La Directiva quiere quitarse de encima a los inmigrantes pobres, que no a los ricos o mano de obra especializada; les da un margen entre 7 y 30 días para que ‘voluntariamente’ las personas inmigrantes cumplan la orden de expulsión; o de lo contrario son “internados” en un Centro durante 6 meses ampliables a 18; las personas expulsadas no podrán regresar en el plazo de cinco años; también los menores podrán ser expulsados.

* También en junio de 2008 George W. Bush emitió una Orden para verificar la “legalidad” de todos los trabajadores y anunciaba el convenio para construir un “muro virtual” en la frontera de México. Cientos de miles de inmigrantes perdieron sus empleos por temor a ser descubiertos. Según la Orden, todas las empresas con contratos federales debían someter las identidades de sus empleados a un sistema de verificación electrónica para asegurar que trabajaban “legalmente” en Estados Unidos.

* En julio de 2008, los ministros de Justicia e Interior de la Unión Europea apoyaron el Pacto Europeo de Inmigración y Asilo, promovido por Nicolas Sarkozy. El objetivo principal del acuerdo es cerrar el paso a la inmigración “no elegida”. “Obviamente, se elige quién puede venir, de qué país”, deploró la eurodiputada socialista francesa y especialista en inmigración Martine Roure. “Una inmigración elegida por cada país en función de sus necesidades de mano de obra, no va a impedir la afluencia de trabajadores”, vaticinó.

* El 8 de agosto de 2009 entraba en vigor la nueva Ley de Extranjería en Italia. A partir de ese día en Italia ya es delito vivir sin papeles. Para los 650.000 inmigrantes indocumentados, que se estima residen en Italia, su presencia en el país a partir de entonces basta para convertirlos en criminales. Al día siguiente se producían las primeras detenciones en varias ciudades. Si se encuentra a un inmigrante sin papeles, se le cobrará una multa que va de 5 a 10 mil euros y, a continuación, podrá ser sometido al arresto que fija la Directiva de Retorno europea. La Ley autoriza que se formen “asociaciones de ciudadanos” que realicen rondas para señalar las alteraciones al orden público y registrar a los sin techo. Algunas de las patrullas privadas de ciudadanos que vigilan las calles de Italia han mostrado su satisfacción con la ley. A partir de ahora, tendremos más garantías de éxito cuando informemos a la policía de qué inmigrantes clandestinos están haciendo actividades ilegales en nuestros barrios”, explica Augusto Caratelli, presidente de la patrulla Comité de Defensa Centro del Mundo, de Roma. Al final la presión social ha obligado a permitir que entre 500.000 y 750.000 empleados domésticos puedan ser regularizados. El Gobierno quiere evitar así que miles de ancianos o enfermos se queden sin cuidadores, o que las familias se encuentren sin canguro para sus hijos de un día para otro.

* El 29 de noviembre de 2009 entraba en vigor la nueva Ley de Extranjería en España. Se amplía a 60 días el plazo máximo que un inmigrante puede permanecer retenido en un centro antes de ser expulsado y se restringe el derecho de reagrupación familiar para lo que el período de residencia exigido pasa de dos a cinco años. Otro aspecto polémico para las ONG y asociaciones de inmigrantes es la capacidad que se concede a los gobiernos regionales con competencias para elaborar “un informe sobre la integración social del extranjero” que solicite una regularización por arraigo y que tendrá en cuenta “los esfuerzos de integración” del mismo, conforme el redactado de la ley. También podrán, las competentes, emitir informes sobre la “afectación al orden público” de un inmigrante. Entre otras novedades, la nueva ley considera “infracción grave” la estancia irregular en España, el trabajo sin autorización, no dar de alta en la Seguridad Social a un empleado extranjero, contraer matrimonio en fraude, promover la permanencia irregular en España de un inmigrante o consentir su inscripción en el Padrón Municipal para una vivienda que “no constituya el domicilio real del extranjero”. La cuantía de las multas para este tipo de sanciones oscilará de los 501 a los 10.000 euros.

     El mensaje europeo es claro: inmigrantes, no; petróleo, sí. Adelante el Libre Mercado y el Libre Comercio: Los capitales y las mercaderías pueden y deben circular libremente; los seres humanos, no. Perdón, los seres humanos POBRES, no.

La amnesia hizo olvidar el pasado migratorio de nuestras ciudadanías europeas. ¡Qué cosas pasan!

Por cierto, ¿desde cuándo un ser humano puede ser ilegal?

En nombre de la Ley se tortura, en nombre de la Democracia se excluye, en nombre de la Justicia se discrimina. ¡Cuántas paradojas! ¡Cuántas simulaciones!

Ya ven, los creyeron ciegos, pero aún saben distinguir a los Baltasares embetunados.

www.miradasolidaria.es

Esta entrada fue publicada en Migraciones. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *