Los pobres nacen, crecen, malviven…y desaparecen

 

El epicentro mediático internacional ha sido indudablemente el mundial de fútbol.

El horario de la decisiva Cumbre del G-20 abrió espacios para que los más altos dirigentes políticos del mundo pudieran ver los partidos de sus selecciones.

También millones de personas desempleadas y frustradas económica y políticamente encuentran en el fútbol y en sus selecciones nacionales un modo de triunfar simbólicamente que les redime parcialmente de sus desgracias. 

Todo un carnaval planetario, mezcla de fatalismo religioso y patriótico, que ha tenido sede por primera vez en el continente africano.

Los intereses económicos han  movido y cosechado una millonada de dólares.

Este evento deportivo celebrado en Sudáfrica, el más grande celebrado nunca en todo el continente, al igual que sucedió con los Juegos Olímpicos en China, ha servido para ocultar enormes injusticias.

En nombre de la “seguridad”, el gobierno sudafricano ha desplazado y ocultado a decenas de miles de pobres. ¿Acaso los pobres son todos criminales? En todo caso, han querido esconder la pobreza bajo la alfombra, para que el mundo no vea.

En nombre de “dignificar” la ciudad de Durban, por ejemplo, se concedió al potente grupo inversor Isolenu el gran Early Morning Market (el Mercado de Temprano por la Mañana), donde se ganan la vida hasta 10.000 personas pobres, para construir un gran centro comercial.

Añade Sergio Ferrari, que Sudáfrica es, desde el año pasado, el país más desigual del mundo. En nombre del “desarrollo del país”, el mundial de fútbol ha acentuado estas desigualdades. Los hoteles de cinco estrellas contrastan con los inmensos barrios de chabolas de cartón y lata. Ciudad de Cabo es un centro de peregrinaje de la jet set internacional. Victoria Beckham, por ejemplo, ha alquilado para pasar el mundial un espacioso apartamento con una piscina que cuelga espectacularmente de un acantilado sobre el mar. Esa misma ciudad está rodeada de un verdadero anillo de “asentamientos informales”, unos barrios donde no hay alcantarillado, ni agua corriente, ni un baño con una cadena,…

El 20 % de las familias más ricas concentran el 62 % de los ingresos a nivel nacional, mientras que el 40 % más pobre de la población total araña apenas el 10 %.

Desde 1990 a la actualidad la esperanza de vida media descendió de 62 a 51 años.

“El problema es que se ha hipotecado gran parte del presupuesto público en unas infraestructuras que refuerzan el modelo de desarrollo neoliberal en vez de centrarse en una apuesta social y sostenible -cuenta el profesor de economía de la Universidad de Kwa Zulu Natal, Patrick Bond- cuando no se han dedicado directamente a instalaciones totalmente inútiles como son los estadios, que en conjunto han costado 3.000 millones de rands [300 millones de euros]. Y éste es un dinero que ha salido de las partidas para agua potable, vivienda social, sanidad o educación”. (1)

 

También Colombia está considerada como uno de los 13 países con mayor desigualdad social y uno de los más violentos del mundo.

Por supuesto, que Estados Unidos y países de su cuerda consideran a Colombia poco menos que “ejemplo de democracia”, un país moderno, pacífico y alegre. Como siempre, los intereses mandan y, a la vez, son el mejor detergente de imagen.

Para estos países sólo hay unos malos en Colombia, el grupo guerrillero de las FARC.

A través de sus grandes medios afines, vuelve a aparecer el temido mal de “la amnesia de los gobernantes”.

Olvidaron mencionar algunos detalles: Durante los ocho años de gobierno de Uribe y su ministro de Defensa Santos fueron expulsados de sus tierras y a la fuerza más de 2 millones de habitantes; la alianza entre paramilitares-ejército-gobierno como responsable del asesinato de 20.000 personas, muchas de ellas acusadas en falso de «guerrilleros»; los tribunales implicaron directamente al ministro Santos (reciente presidente) en los llamados “falsos positivos” (miles de jóvenes pobres asesinados que el ejército presentaba después como guerrilleros abatidos); más de dos mil sindicalistas, activistas de derechos humanos, periodistas y congresistas críticos con Uribe y Santos han sido asesinados por sicarios de escuadrones de la muerte al servicio del régimen; los estrechos vínculos políticos con los paramilitares y narcotraficantes (Se estima en cuatro millones de hectáreas robadas  las que han sido apropiadas por esos grupos); la política del tan democrático Uribe ha permitido que el Congreso esté controlado por los grupos paramilitares y que haya cerca de 80 parlamentarios o exparlamentarios (además de exministros, exembajadores y militares) presos o acusados por los crímenes de los paramilitares.

Maravillosa democracia colombiana, donde el 49,1 de los ingresos va a parar a las arcas del 10% más boyante, donde el 16% (7 millones de habitantes) viven en la indigencia y el 45,5% (otros 20 millones más) viven por debajo de la línea de la pobreza.

Les faltó tiempo a esos medios para proclamar a toda voz que ‘las recientes elecciones colombianas son un éxito de la democracia’. Unas elecciones donde no hubo observadores internacionales, donde se perdieron urnas que fueron reemplazadas con otras del ganador, donde se presionó escandalosamente para votar al candidato Santos, aparte de la compraventa de votos, resultando finalmente elegido este jefe de los escuadrones de la muerte, como dice J. Petras.

Llegaron a decir que Juan Manuel Santos ha sido el presidente más votado de la historia con el 69% de los votos. Pura cuestión de imagen. Si sumamos la abstención del 60% y los votos del contrincante, el nuevo presidente colombiano apenas representa al 22% de la población. Quien ganó realmente fue la abstención. (2)

 

Y como susurro de fondo: La crisis económica mundial.

Extraña crisis. Según un informe de Merrill Lynch y Capgemini, la crisis económica ha generado en España 16.000 nuevos ricos (con patrimonios superiores a un millón de dólares) en 2009. La responsable Lucía Granda ha explicado que este incremento en el número de ricos coincide con la media europea, aunque “dobla al de Alemania y supera al de Italia y Francia”. A nivel mundial el número de particulares millonarios aumentó un 17,1% en 2009. (3)

Se reunió en Canadá el G-20 y previamente en Huntsville el G-8 (los países más industrializados y poderosos del mundo): Nada nuevo plantearon para reducir la pobreza y el hambre. Sus directrices económicas del modelo neoliberal siguen generando, de manera inevitable, desigualdades que se traducen en la concentración desmedida de la riqueza en unas cuantas manos y en el empobrecimiento de los sectores mayoritarios de la población, o bien en el agravamiento de su pobreza.

En tanto el mundo se polariza cada vez más, continúa el mismo estribillo: los ricos son más ricos y los pobres más pobres.               
Los líderes de las veinte economías más ricas y emergentes del mundo (G-20) acordaron reducir a la mitad los déficits presupuestarios para 2013 (es decir, recortar el gasto social) «sin paralizar el crecimiento» y se quedaron sin fijar una resolución única y concreta sobre la aplicación de una tasa a los bancos para hacer frente a la crisis. Esta decisión queda en manos de cada estado.

Los culpables de la crisis son los grandes y únicos beneficiarios. Por ejemplo, el sector financiero español ha recibido, sin contar los avales, 149.000 millones de euros de las arcas públicas en los últimos dos años, mientras de las arcas públicas se han recortado los gastos a los empleados, a la Educación, a la Sanidad y se les ha congelado las pagas a los pensionistas y, además, para afrontar el incremento del déficit, provocado por el trasvase de dinero público al sector bancario, a partir de julio sube el IVA, con lo que las rentas más bajas se verán más perjudicadas. (4)

Y lo que también se ha recortado drásticamente es la Ayuda Oficial al Desarrollo: La Unión Europea destinará este año 11.000 millones de euros menos de lo prometido, no llegará el 0,46 % del PIB.

Realmente es extraña esta crisis.

 

Dejemos un hueco a las víctimas de Bhopal y a la vergonzosa sentencia dictada un cuarto de siglo después.

¿Cuánto valen las vidas de las 25.000 personas que la negligencia de una poderosa multinacional segó hace más de un cuarto de siglo en la ciudad india de Bhopal? ¿Cuál es el precio de otras tantas agonías de piel, ojos y pulmones quemados por un gas que se sabía letal y que se almacenó a dos pasos de un barrio de chabolas?, se pregunta Elisa Reche. (5)

Respuesta: En total, dos años de cárcel y una multa de 8.900 euros para Unión Carbide, multinacional norteamericana que causó la masacre y dejó luego a las víctimas abandonadas a su terrible suerte.

Indignante veredicto para el peor desastre industrial de la historia. Una tragedia que sigue marcando las vidas de tres generaciones de habitantes de esta ciudad, poblada de niños que nacen con terribles deformidades.

Es la historia moderna: Impunidad para los asesinos, desolación para las víctimas.

Una fuga de 42 toneladas de gas pesticida (isocianato de metilo), en la madrugada del 3 de diciembre de 1984, envenenó y continúa envenenando a la población. En la ridícula sentencia del pasado 7 de junio se califica de simple “negligencia criminal”.

Para evitar incidentes tras la sentencia se prohibieron reuniones de más de cuatro personas, por lo que no se permitían manifestaciones, protestas o cánticos cerca del tribunal, según el juez Rajneesh Shrivastava.  ¿Quiere decir que las manifestaciones son violentas y, sin embargo, no lo son la asesina fuga tóxica y la injusta sentencia?

El valiente y responsable presidente de la compañía, Warren Anderson,  quien en su día afirmó que la fábrica india de UC era tan segura como una fábrica de chocolatinas”, sigue fugitivo.

Y luego quieren que sigamos creyendo que ‘la Justicia es ciega’ y que ‘todos somos iguales ante la Ley’.  ¡Por favor…!

 

Mirada solidaria.es

 

_______________________________________________________________

  1. Referencias a los comentarios: Los perdedores del Mundial  Joan Canela i Barrull y El otro Mundial  de Sergio Ferrari (publicados en Rebelión)
  2. Refer. al artículo de Gilberto Lopes titulado ‘Todo está absolutamente blindado, para que nada cambie’ y al artículo de Narciso Isa Conde ‘¿Ganó Santos?’ (Argenpress) 
  3. Cadena SER (24/06/2010)
  4. http://www.gara.net/paperezkoa/20100628/207478/es/El-G-20-no-impone-una-tasa-bancos-para-hacer-frente-crisis/
  5. Elisa Reche. Público.es (07/06/2010)

Dejar un comentario