Por lo visto, el otro día le preguntó su abuela: Hijo, cómo es que todos los días hablan de la bolsa en la televisión. Ya no hace frío para eso.

– Abuela, es otra bolsa de la que hablan. Son cosas de dinero.

La abuela creía que hablaban de las bolsas de agua caliente para calentar los pies en invierno a la hora de acostarse. Estaba extrañada de que todos los santos días saliera el mismo tema en las noticias. Pero ella no entendía.

Pensó en explicarle de alguna manera que en esas bolsas sólo se va a subastar: Grandes empresas ofrecen participaciones (valores) a cambio de dinero (capital) para sus proyectos o para refinanciar sus deudas, con la promesa de que el dinero invertido va a ser muy rentable. Y lo hacen a través de intermediarios (Bancos u otros agentes). Y quien tiene dinero de sobra quiere tener más, quiere que su dinero se multiplique y por eso lo invierte.

La abuela no estaba para explicaciones de los Mercados Financieros y sus funciones.

 

¿Cuánta gente de la calle habrá que no tiene puñetera idea, como esa abuela, de los Mercados de Finanzas, de los Fondos de inversión, de los agentes especuladores,…?

¿Qué pensará esa gente cuando todos los días se habla de las bajadas y subidas de las bolsas, de la necesidad de reducir el déficit, de la reforma fiscal, de la quiebra de Grecia, de los peligros financieros en España y Portugal,…?

¿Qué tan importante será todo ese mundo para estar presente cada día en  los medios de comunicación?

Dan ganas de decirles: Pues ya saben ustedes quiénes son los que salen por televisión, la gente importante. Lo mismo pasa con las noticias, parecen que las más importantes son las de los negocios.

 

Lo que todo el mundo sí entiende es que en España ya hay más de 4 millones y medio de gente sin trabajo.

Y entiende que la crisis no aprieta de igual manera a todos: Por mucho que digan que la crisis es general, lo cierto y verdad es que, en el primer trimestre de 2010, los cinco grandes bancos españoles han tenido beneficios de 4.234 millones de euros. Y que hay consejeros de bancos que se jubilan con pensiones de 85,5 millones de euros (Alfredo Sáenz), de 53,5 millones (Francisco Luzón),…

Y la gente entiende que esto es un cachondeo: Mientras recomiendan aumentar la edad de jubilación para los trabajadores, en el Banco de Santander podrán prejubilarse los consejeros ejecutivos siempre que hayan cumplido los 50 años de edad y lleven más de 10 años en la empresa, y, además, se jubilan con pensiones millonarias.

 

Y muchas más cosas que podría entender todo el mundo, si se les explicara con palabras inteligibles en esos mismos medios de comunicación. Lo mismo que explican los deportes o el tiempo.

Podría entenderse cómo la crisis en Grecia la van a pagar los mismos que en otras partes: los asalariados, los pensionistas, los funcionarios públicos. Y el gobierno griego tendrá que reducir el gasto público para bajar el déficit, es decir, que congelará las pensiones, rebajará la indemnización por despido, reducirá el gasto social (enseñanza, salud, carreteras,…), aumentará los impuestos (IVA) que pagarán por igual ricos y pobres,…

¡Es una exigencia de la Unión Europea, a cambio del préstamo que le hacen al gobierno griego!, dicen.

Bueno, ¿y qué exigencias ha hecho la Unión Europea para que apliquen a los grandes bancos griegos, a las grandes empresas y a otras muchas entidades financieras que ganan dinero a espuertas llenas? Ninguna. O sea, que el sector financiero griego, el que más gana, no tiene que hacer ningún sacrificio. Es más, el Estado va a inyectar 17.000 millones de euros a la banca.

Los políticos griegos, como dice Xavier Caño,  vuelven a hacer el trabajo sucio en beneficio de la minoría privilegiada. Y los medios (informativos) de persuasión contribuyen a que todo siga igual, vendiendo la moto de que el déficit es lo peor que puede pasarle a un país y que eso exige recortar el gasto social… Bla, bla, bla, bla. Así se justifica llevar impunemente a la ciudadanía contra las cuerdas y empeorarles la vida.

Pero vamos a ver, en lugar de perjudicar a la inmensa mayoría de un país, ¿por qué no ir contra los responsables de la crisis? ¿Por qué no poner en el punto de mira a los especuladores que no cesan de especular? ¿Por qué no regular de una vez y controlar el sector financiero?

¿Es que no está claro que las entidades financieras que provocaron la crisis se han beneficiado más que nadie cuando ha empezado a haber alguna recuperación?. En Estados Unidos, en los últimos nueve meses, las ganancias empresariales han aumentado 280.000 millones de dólares, pero los salarios han descendido en 90.000 millones. En Gran Bretaña, las ganancias fueron 24.000 millones de libras más, pero los salarios sólo 2.000 millones. ¿Cómo puede ser que las ganancias empresariales crezcan más velozmente en términos absolutos que los salarios?.

 

Pues lo mismo que pasa en Grecia, sucede en todas partes del mundo. ¡Es una alerta!

Se nos vino a la mente aquella prosa poética de Juan Alonso:

Alertados

La señal de zona de curvas no sirvió en la noche

siguió veloz y murió.

La advertencia de que la droga destruye lo humano fue inútil

anda en el barrio como inútil.

Previnieron una crisis financiera si continuaba el juego de los bancos

millones están hambrientos, arruinados, sin casa, cesantes.

Alertan que esta civilización de lucro no tiene vida en el futuro

pero insisten en conservarla, reformarla, o revolucionarla

como si fuera eterna.

 

 

Ventana del Mochuelo

 

  1. Rafael
    13 May 10 10:13

    ¡Magnífico, Mochuelo! Lo que a uno ya le duele en el alma no es sólo que estas cosas vergonzosas y criminales sucedan, sino que la gente no se cabree, grite y salga a la calle a pedir explicaciones a los canallas…
    Pero para algo está el fútbol

Dejar un comentario