Testimonios

«Si doy pan a los pobres, me llaman santo, pero si señalo las causas de la pobreza, me acusan de comunista» (H. Cámara)

Gracias a todas las Bertas del mundo

Vocablos y conceptos vigorosos hace cincuenta años, ahora dicen que están trasnochados.
Movimientos comprometidos de hace unos años, ahora se consideran ilusorios y absurdos.
¿Cómo creer semejantes paradojas en un planeta con tantos siglos de historia?
¿Cuánto cinismo es necesario para llamar ficticio a lo real y anticuado a lo actual?